Piel como la seda

Descubre fácilmente las necesidades de tu piel y regálale el tratamiento adecuado conociendo bien lo que ofrece la cosmética de última generación.
Hidratantes.
Si tu edad está entre los 20 y 35 años y al observar tu piel frente al espejo, con un gesto de sonrisa, los pliegues que aparecen bajo las mejillas, cerca de los labios y bajo los ojos te aparecen en forma de arruguitas finas, cercanas y numerosas te indican que tu piel está deshidratada. Si son escasas, pero profundas te indican la zona donde aparecerán las futuras arrugas.
En ambos casos una buena hidratante es lo más apropiado y la mejor de las prevenciones.
Cuidados multihidratantes: mascarillas hidratantes y relajantes, tratamientos en gel o en crema super hidratantes multi-climas, fluidos activos ultra-hidratantes, cerums bifásicos especies para la pieles más deshidratadas que devuelven la vida a la piel restaurando la tasa hídrica y rellenando las capas más superficiales de la epidermis.
Conoce las limpiadoras con Aguas Esencial: Es un agua noble, especial, enriquecida con todas las propiedades beneficiosas de las frutas y las plantas de las que se extrae, mediante un proceso de destilación de las hojas o frutas recogiendo una concentración de todas sus cualidades. Texturas ricas y frescas como un tratamiento.

Matificantes.
La denominada zona T de la cara es la que comprende la frente, nariz y barbilla.
Si quieres saber si tu piel es grasa o mixta, después de haberla limpiado, pasa un pañuelo de papel en la zona media de la cara (zona T),utiliza otro para la zona de las mejillas, observa si están marcados de pequeñas manchas de grasa entonces tienes un cutis graso, si sólo te aparecen manchas en el papel que pasaste por la zona T y el de las mejillas está limpio, tu piel es mixta.
Para tratar la piel grasa, utiliza productos de texturas oil-free con agentes biorreguladores y absorbentes.
En el caso de la piel mixta; prueba utilizar cremas hidratantes específicas, menos ricas de cuerpos grasos que las formuladas para pieles secas, y después aplica un tratamiento ratificante especial para la zona T.
Nutritivas.
Para identificar el grado de sequedad de tu piel corporal, puedes hacer la prueba pegando en varias zonas como en la zona del escote, el antebrazo, el vientre, trocitos de papel de celo. Una vez retirados observa si están opacos, pues cuanto más blancos estén, más células muertas tienen, esto te indicará que tu piel está muy seca.
Este tipo de piel, tiene un desequilibrio en la renovación celular, que se traduce en un exceso de células muertas acumuladas en la superficie.
Soluciónalo con una buena exfoliación, una vez por semana, para la eliminación de estas células muertas que impiden la oxigenación y funcionamiento óptimo de tu piel, aplicándole cotidianamente leches o aceites ricas en principios activos para reconstruir las reservas de agua y lípidos de la piel