Medicina alternativa para la gripe

Una de las principales terapias alternativas que pueden ser útiles contra la gripe es la aromaterapia, que puede ser administrado de la siguiente manera:

Agregando cuatro gotas de menta a un vaso de agua con miel y beberlo, para las náuseas.
Inhalar en forma de vapor con agua cuatro gotas de manzanilla, cuatro de cedro y dos de jengibre (propiedades del jengibre).
O bien tomar un baño caliente añadiendo al agua de la bañera dos gotas de aceite de bayas de enebro, dos de menta y dos de aceite de geranio.
La homeopatía también puede ser útil, en especial la baptisia (cada dos horas hasta un máximo de 10 dosis), la gelsemium (ideal para la fiebre con escalofríos) y la eupatorium perf (para el dolor de huesos).

Pero como no podría ser menos, no podríamos olvidarnos de la fitoterapia, ideal para la tos, fiebre, diarrea y calambres musculares. En estos casos, el tomillo, gordolobo, malvavisco, equinácea, menta, ajo, ajedrea, manzanilla y espliego, por citar solo algunos ejemplos.