Qué es la queratina en el cabello

La Queratina es una sustancia proteica, muy rica en azufre, que constituye el componente principal de las capas mas externas de la epidermis, el cabello o pelo es una fibra de queratina constituida por una raíz y una base que se forma en un folículo de la queratina, las queratinas (al menos unas 30 en piel y cabello) se clasifican en dos grupos (tipo 1y tipo 2) de proteínas de filamentos intermedios.

La queratina del cabello se la clasifica dentro de las proteínas fibrosas, sus características son, cadenas largas de estructura secundaria, insolubles en agua y disoluciones salinas siendo por ello idóneas para realizar funciones esqueléticas y de gran resistencia física con funciones estructurales.

La queratina es el componente principal del pelo, construido por células muertas, cada una de las cuales contiene macrofibrillas empaquetadas, estas están formadas por microfibrillas, que se retuercen en un arrollamiento hacia la izquierda. Las interacciones entre las hebras se producen a través de puentes disulfuro. La queratina del pelo se encuentra en a-queratina, existiendo la posibilidad de transformarla en b-queratina, si por ejemplo, aplicamos calor + humedad; el pelo puede incluso duplicar su longitud. Esto sucede porque se rompen los puentes de hidrógeno de la hélice y las cadenas polipeptídicas adoptan una conformación -b, no obstante,  los grupos -R de las queratinas son muy voluminosos, lo que hace que la conformación -b se desestabilice y al poco tiempo adopte de nuevo la conformación en hélice con lo que el pelo recupera su longitud original.

La cutícula, formada por células compuestas de queratina, es la responsable de proteger el interior del cabello, a la vez que influye en el brillo y color del cabello. Son varios los factores que inciden en la buena calidad de la cutícula, como los tratamientos mecánicos ( mal cepillado, etc.) o  las condiciones medioambientales ( polución, etc.), que  provocan su deterioro y también especialmente  los trabajos químicos (desrizado, teñir el pelo, etc.), que provocan que la cutícula se hinche y abra. Así que, con el uso continuo de productos químicos en nuestro cabello, provocamos la  modificación de  la estructura del cabello, convirtiéndolo en un pelo seco, frágil, poroso y hasta quebradizo.