Ejercicios para mantener un Cuerpo 10

El ejercicio es una de las claves para una vida saludable y existen muchas alternativas para practicarlo. Podemos optar por un entorno natural al aire libre y aprovechar todos los beneficios que esto nos aporta, como puede ser realizarlos en una playa.
Para comenzar una caminata por la orilla de la playa, donde alternaremos caminar por la orilla y por el mar, siempre que nos llegue a la altura de la cintura. El mar nos creará una resistencia que te estará haciendo trabajar y mejorar los músculos.
Glúteos firmes.
Tumbada boca abajo sobre una toalla, apoyando la frente sobre otra toalla doblada. Extiende los brazos a cada lado del cuerpo, con las palmas de la mano hacia arriba. Levanta la pierna derecha un palmo del suelo, haz tres respiraciones y baja. Realizar unas 10 veces por cada pierna.
Vientre plano.
Lo importante de los ejercicios abdominales es controlar mentalmente el tejido muscular. Puedes conseguirlo con los siguientes ejercicio:
Respiración: Tumbada en la toalla boca arriba, flexiona las rodillas y mantén los pies en el suelo. Estira los brazos a lo largo del cuerpo. Aprieta la barriga inspirando el aire y como si te propusieras llevarla hacia la columna contando hasta cinco para después soltarlo contando igualmente hasta cinco. Procura que la espalda quede plana tocando el suelo.
Tensión: Para conseguir tensar los músculos de la zona abdominal ejercita lo siguiente: tumbada boca arriba estiras los brazos hacia atrás y dobla una rodilla, dejando la otra pierna estirada. Inspira aire y estírate lo más que puedas. Inclina el tronco hacia el lado de la pierna doblada. Mantén 30 sg. y haz lo mismo hacia el otro lado. Puedes repetir la sesión unas cinco veces.
Pecho tonificado.
Puedes hacerlo sentada en la toalla. Con una pelota de goma pequeña, cógela con las dos manos y levanta los codos hasta la altura de los hombros y flexiona de modo que la pelota quede a la altura del pecho. Respirando despacio, presiona y suelta la pelota suavemente. Haz varias repeticiones durante unos diez min.
Estiramientos.
Sentada con las piernas juntas y estiradas, con las puntas de los pies hacia arriba. Dobla el tronco hacia delante como si con las manos te quisieras tocar las puntas de los pies. Apóyate en el punto de las piernas al que llegues y mantén esa posición.
Túmbate con los brazos hacia atrás y las piernas estiradas. Mantén esa posición unos segundos, respirando profundamente con suavidad.