Conocer mejor el funcionamiento de la piel

La piel, ese manto que recubre tu cuerpo, tiene mucha funciones; porque te permite sentir (en ella se encuentra el sentido del tacto), te protege de las infecciones, mantiene la temperatura corporal…. la aprecias con la vista o tocas con el tacto, la hueles, pero,¿ te paras a pensar que tan sólo estás apreciando su cara externa? Puedes observar su buen o mal aspecto, junto a otros apéndices como son el pelo y las uñas, porque te dirá mucho sobre el funcionamiento de todo tu organismo, de sus cambios o de sus desequilibrios interiores. Cualquier alteración en el funcionamiento o en la apariencia de la piel puede tener consecuencias importantes para la salud física y mental.
Conoce mejor su biología y funcionamiento para que le aportes todo lo necesario, sus cuidados y la aplicación de los productos correctamente.
Pero, ¿conoces qué hay bajo la piel?
Pues debajo de la piel hay tres capas diferenciadas e interrelacionadas que la forman, Cada estrato de la piel cumple con una tarea específica, desde la más exterior hacia la interior son las siguientes:
Epidermis
Es la capa más externa que evita la pérdida de agua y las infecciones por virus y bacterias, para esto dispone de un manto hidrolipídico, para mantenerse lubricada, con un ph 5.5 que es el medio ligeramente ácido por lo que se mantiene equilibrada. Es más fina, en la mayor parte del cuerpo, que una película de plástico.
En ésta parte superior de la epidermis, es donde se produce la descamación natural, contiene queratina, está formada por restos de células muertas, porque es donde se termina la vida de las células que forman la piel, quedando éstas depositadas en la denominada también como capa córnea, junto con la grasa y sudor excretados al exterior por las glándulas que los producen.
En la parte inferior de la epidermis se hallan los melanocitos, células que producen melanina (el pigmento oscuro de la piel).
Es la parte de la piel que está expuesta a los agentes exteriores como la polución, el viento, los rayos del sol, etc. que la agreden y le producen suciedad, por lo tanto, debemos ser conscientes de que nuestra piel la llevamos puesta durante toda la vida y su calidad y belleza depende mucho de los cuidados constantes y protección que le brindemos. Es en ésta parte también donde actúan los cosméticos.
Dermis
Está debajo de la anterior, rica en vasos sanguíneos que proporcionan nutrientes y calor a la piel, así como nervios que se ramifican entre las diferentes capas de la misma.
Esta zona contiene receptores táctiles y del dolor, cuyas ramificaciones llegan hasta la superficie de la piel y a diversas glándulas funcionales de la misma: las glándulas sudoríparas, que producen el sudor, las glándulas sebáceas, que producen sebo, y los folículos pilosos, que dan origen al pelo
Forman parte de ella el colágeno y la elastina que le aportan resistencia y elasticidad al tejido.
Hipodermis
Es la capa más profunda. Es gruesa porque está formada por tejido adiposo (por la grasa).Desde ésta capa se regula la temperatura corporal (calor y frío) y amortigua golpes.

La piel es un órgano vivo que se alimenta y se nutre fundamentalmente de nuestra alimentación, respira y tiene poder de absorción y se regenera continuamente. Por eso es tan importante la ingesta de vitaminas, minerales, oligoelementos y el agua necesaria para su energía e hidratación, así como tener unas pautas de higienización, hidratación y protección diaria por medio de los cuidados de la cosmética que adaptaremos a nuestro tipo de piel para conseguir los mejores resultados.