Bajar de peso, controla el colesterol

trucos para bajar de peso rápido, las mejores dietas para adelgazarUn truco para bajar de peso rápido es controlar tu colesterol.
El colesterol no es otra cosa que un tipo de grasa, un lípido concretamente, que participa en muchos procesos fisiológicos importantes como el celular, digestivo y en la sintetización de hormonas, entre otras funciones.

Nuestro hígado es capaz de producir el colesterol necesario para el organismo. Sin embargo, a través de la alimentación, podemos recibir una cantidad adicional de esta sustancia que, en muchas ocasiones, es perjudicial para la salud, sobre todo para el corazón. El origen de su aumento en sangre viene derivado, principalmente, del incremento de las grasas insaturadas en la dieta, procedentes de alimentos con materia grasa.

Colesterol bueno, colesterol malo:

Con esta sencilla dicotomía, muchos médicos del Primer Mundo, donde las enfermedades cardiovasculares son una de las causas principales de mortalidad entre la población adulta, intentan concienciar a sus pacientes de los riesgos que para la salud comporta una alimentación poco equilibrada y rica en grasas.

Para que el colesterol llegue hasta las células, antes requiere un transporte a través del riego sanguíneo. Para ello, existen dos lipoproteínas, la LDL, de baja densidad, asociada al ‘colesterol malo’, y la HDL, o de alta densidad, que se identifica con el ‘colesterol bueno’.

El problema del colesterol ‘malo’ o LDL es que, en exceso, se acumula en las arterias y dificulta el tránsito de oxígeno a través de la sangre. Y sin oxígeno, el corazón y el cerebro no pueden funcionan correctamente. De ahí que la mayoría de ataques al corazón e infartos cerebrales estén ligados a este tipo de circunstancias.

La acumulación de estas grasas en los vasos sanguíneos se denomina arteriosclerosis. Aparte de los riesgos de infarto, existen otras patologías cardiovasculares graves ligadas al exceso de colesterol ‘malo’ como son las trombosis, la angina de pecho o la arteriopatía periférica. Los desarreglos de tiroides pueden también producir problemas de colesterol que no derivan directamente de una mala alimentación.

Por su parte, el colesterol ‘bueno’, o HDL, no sólo es necesario para el organismo, sino que es recomendable aumentar sus cantidades en sangre cuando existe riesgo de arteriosclerosis, porque ayuda a sintetizar el colesterol ‘malo’ que se acumula las paredes de las arterias.

Es muy importante llevar un seguimiento concienzudo de los niveles de colesterol en sangre, sobre todo en el caso de los adultos sanos, que deberán revisarlos como mínimo cada cinco años. Se mide en miligramos por decilitro y se contabiliza la suma total del colesterol que se transporta en lipoproteínas como LDL, HDL y otras.

Un análisis de sangre es suficiente para evaluar la cantidad de esta sustancia. Aquellas personas que ya padezcan un cuadro arteriosclerótico claro, deberán realizar estos controles una o dos veces al año.

Una de las causas más habituales de hipercolesterolemia (exceso de colesterol ‘malo’) se encuentra en la carencia de colesterol ‘bueno’ o HDL, esencial para favorecer la sintetización del LDL en nuestro hígado. El tabaquismo, el consumo de alcohol, la obesidad y el sedentarismo son causas frecuentes de la falta de HDL.